martes, 21 de junio de 2016

LIBRO Desde el Otro Plano Capitulo III






Capitulo III
Hoy os dejo el Tercer Capítulo de este relato, Desde el Otro Plano, dedicado a aquellos de mente abierta, capaces de cuestionarse hasta sus creencias más queridas, que estén dispuestos a descubrir sus condicionamientos y, tal vez, tener otra visión de lo que siempre ha sido tomado por cierto, o de aquello que quieren que nos tomemos por cierto (el siguiente capítulo el viernes próximo).
Capitulo 3
Una razón por la cual la Tragedia resultó tan atractiva para
el público ateniense −y diríamos universal−, radica en la capacidad
que tuvo de mostrar la inextricable naturaleza del destino,
de la voluntad de los dioses y de la condición humana…
(Roberto Mantilla Sahagún)
Les seguí hasta una inmensa sala, era la biblioteca donde Saha estaba observando o estudiando lo que comprendí eran los registros de sus vidas pasadas. Me di cuenta como, sin girarse, notó las presencias detrás de él y como se estremecía, porque algo le indicaba que no era simplemente Arakik −luego supe que le conocía por el nombre de Shahai, porque ningún alma debía conocer el nombre real de su maestro−, sino que había alguien más y que cuando eso sucedía es que había llegado el momento. Escuché como algo dentro de él decía: “No, no puede ser, otra vez no…” Se giró y mirando hacia arriba se encontró con su maestro en primer lugar y detrás de él, otras dos entidades muy luminosas.
− Sahaxanan, ha llegado el momento de que vuelvas.
− ¿Tan pronto? No quiero volver, no ahora, no.
− Creemos que tienes una gran oportunidad para avanzar en tu evolución, ¿querrás contemplar con nosotros esa posibilidad?
No respondió, sólo se acercó a ellos para seguirlos, pero como si pudiera escuchar una vez más dentro de él percibí que decía algo como: “¿Qué otra cosa puedo hacer?”
Pasamos a otra sala ovalada, más pequeña que la Sala de Observación y más oscura donde destacaba el brillo intenso de un lateral ocupado, hasta tres cuartos de su altura, por unos paneles inmensos delante de los que se elevaba una superficie donde sólo se veían diferentes tonalidades de luces. Arakik hizo un movimiento sobre una de las luces, sin llegar siguiera a tocarla, y empezaron a aparecer sobre los paneles una sucesión de imágenes que mostraban las circunstancia de la futura vida de Saha, el plan de vida que había elaborado para él.
Aganan estaba justo detrás de Saha, más retrasado que los demás, que tenia a su izquierda Arakik y a su derecha Amfas, formando un semicírculo detrás de él que le envolvía con sus energías. Le habían indicado que debía guardar silencio, observar y mantener su energía en proyecciones de felicidad, plenitud y paz. Debía transmitir todas esas sensaciones de forma constante a Saha para apoyar las que emitían Amfas y Ararik. Sin embargo, al fijar mi atención en él me sorprendí al percibir una rara perturbación, tuve la sensación que Saha no era para él un alma extraña, lo cual no tenía sentido.
Los paneles se llenaron de imágenes de lo que sería la vida futura de Saha, el plan del alma trazado…
En ese momento, mientras pasaban las imágenes por esos paneles sentí otra vez dentro de mí la voz de quién me había llevado ahí:
Para que comprendas lo que estás observando, tienes que saber que normalmente no pueden hacer una planificación más allá de unas pocas décadas, al final y a menos que el alma tenga unos condicionamientos muy poderosos la cantidad de variables que pueden darse son infinitas, pero si han hecho una buena programación en los inicios de la existencia con esos condicionamientos, apegos y deseos que un alma arrastra, el resto será como si cayeran unas piezas empujadas por la caída de las otras, con lo corta que es una vida humana no suele haber espacio para corregir mucho, por eso también interesa que las vidas de las almas lo sean, sino pasado cierto límite serían incontrolables. Pero si todo está bien organizado raramente tienen que hacer mucho más, normalmente las piezas seguirán cayendo por si mismas suceda lo que suceda, porque las vidas de las almas una vez en sus receptáculos y en este mundo son como gotas llevadas en las olas del océano, con la misma capacidad de decisión que ellas, aunque crean elegir sólo lo hará a través de los condicionamientos establecidos y las elecciones que hayan escogido para ellas.
Siempre entendí que el plan del alma era algo que elegíamos nosotros, para nuestro bien y evolucionar, le dije, más para probarle que otra cosa, porque ya tenía bastantes dudas después de lo que hasta ahora había observado.
Sería así si pudieras recordar, ¿de que sirve repetir un curso si no recuerdas nada de lo que hiciste el año anterior, si no tienes el menor recuerdo de lo que estudiaste? ¿Sólo para repetir los mismos errores, o acaso crees que vas a adivinar esta vez lo que la vez anterior no conocías, en lo que te equivocaste y así lo podrás evitar? ¿De verdad crees que lo vas a adivinar?
Pero si he evolucionado podré superar lo que antes no pude superar.
Siempre evolucionas y te superas en el campo que sea porque recuerdas lo que hiciste antes y sobre ello construyes. Haces deporte y recuerdas lo que hiciste ayer y cómo lo hiciste y mejoras, haces tu trabajo y recuerdas como lo hiciste ayer y así puedes mejorarlo, haces lo que quiera que sea que hagas y mejoras porque sabes cómo lo hiciste la última vez y sobre ello construyes, ¿acaso crees que para esto es diferente, que puedes construir algo mejor si no sabes qué construiste ayer y cómo lo hiciste? Una cosa es lo que te apetezca creer, otra lo que tu razón te dice, ¿qué te dice tu razón? ¿Que las cosas son así por que sí, porque tú así has decidido creerlo, o que realmente a pesar de tu decisión no tiene sentido?
¿Y no sería negativo recordar a las personas con las que tuvimos conflictos y nos hicimos daño?
No si todos recordaran… Nadie es inocente, en este mundo todos han cometido graves errores por los que necesitan perdón, ¿cómo no perdonar a otros cuando tú no sólo sabes, sino que eres plenamente consciente de lo que has hecho con un recuerdo totalmente vivo…? No podrías dejar de hacerlo, sería la única forma de seguir viviendo en paz. La única forma de cometer una y otra vez esos mismos errores es ignorar el pasado, olvidarlo… ¿No crees? Si quieres avanzar debes dejar de creer en dogmas y empieza a preguntarle a tu razón, piensa por ti mismo, no a través de las ideas de otros.
Al tiempo que intentaba asimilar lo que interiormente me decía, Saha observaba las imágenes en silencio mientras Arakik le explicaba el sentido de ciertas experiencias y las distintas alternativas que parecían ofrecerse, le comentaba de lugares o situaciones que eran para él cuestiones que había deseado en el pasado y que podía considerar como pendientes. Comprendí que buscaba que sintiera que era participe y que tenía elección, pero nada parecía conmoverlo, estaba inmóvil y silencioso. Sólo cuando aparecieron en su existencia, casi en el mismo espacio temporal, dos almas con las que antes había compartido otras experiencias que percibí fueron complicados, se estremeció y girándose hacia Arakik preguntó:
− ¿Otra vez tengo que volver a encontrarme con ellas? ¿No ha sido ya suficiente?
− ¿No quieres que formen parte de tu experiencia futura?
Saha sabía que la pregunta era puramente retórica, si contestaba que no, como otras veces, Arakik le explicaría lo importante que era superar esa experiencia para poder avanzar, dejarla atrás y evolucionar pero adelantándose sólo dijo:
− Creí que ya había dejado esa experiencia atrás, no una, sino varias veces y nunca he deseado por un solo instante volver encontrarme con ellas.
Aunque me pareció que Arakik acusó ese ataque directo hecho con lo que hubiesen sido sus propias palabras, hizo caso omiso y siguió como indiferente con la sucesión de imágenes que se detuvo en un momento impreciso, tal vez alrededor de los treinta y cinco o pocos más años. Se hizo el silencio esperando que Saha dijera algo, que hiciera algún comentario.
Volví a sentir dentro de mi la voz:
Lo normal es que ahora Saha intervenga, porque después de observar su futuro las almas sienten inquietud o curiosidad y hacen preguntas, hay dudas que resolver, cuestiones que negociar. Además, es fundamental para que de esa forma se involucren en su futura existencia, que sientan que son partícipes de las decisiones que ahí se han tomado y sean ellos los que se comprometan, que sientan que es su elección y decisión, su deseo…
Sin embargo, Saha no dijo nada y el silencio se hizo tenso. Notaba en todos menos en Saha la tensión de la espera que esa proyección de paz, felicidad y plenitud que se habían propuesto ofrecer ya no podía disimular.
Al final, después de un momento que me pareció eterno, Arakik que era el único que tenía autoridad para hablarle dijo:
− Creemos que es una gran oportunidad para tu evolución, para crecer, hay grandes momentos de felicidad, tendrás un cuerpo fuerte y sano, con una gran inteligencia, hay muchas cosas positivas o que quisiste vivir en el pasado y que tendrás la oportunidad de realizar, esta vida tiene un buen equilibrio de cosas buenas con desafíos para ayudarte a crecer, pero si quieres cambiar algo…
− Otras veces tuve cuerpos más fuertes y terminaron enfermos por una u otra razón, y otras veces también tuve una gran inteligencia y mi mente se llenó en los momentos más decisivos de una neblina que esa inteligencia no podía traspasar, llevándome a…
No siguió, no hacía falta, sentí que sufría profundamente, el recuerdo de todo ello le era doloroso. Amfas tenía razón, no estaba preparado para volver.
− Pero todo ello te ayudó a crecer y estamos haciendo que puedas superarlo.
− No quiero volverme a encontrar con esas dos almas.
− ¿Por qué?
− Porque no he aprendido nunca nada positivo de mi experiencia con ellas, sólo me han traído sufrimiento y dolor, dolor y sufrimiento inútil que me endurecieron el corazón y envenenaron la sangre. Siempre que me las encontré en otras vidas hicieron todo lo posible por dañarme y a veces hasta lo lograron, no tiene sentido que vuelva una vez más a encontrarme con ellas, no tienen nada que enseñarme, ni tengo nada que aprender de lo que pueda sucederme con ellas.
− Si todavía te afectan es que todavía no has superado la experiencia, por eso las hemos incluido en tu próxima existencia.
El razonamiento era irrebatible, pero no conmovió lo más mínimo a Saha y una vez más mi acompañante intervino, había percibido mis pensamientos:
Efectivamente, no tiene ya nada que aprender ahí, nada de eso servirá a ninguna evolución espiritual, sólo son los elementos clave para generar la energía de lucha y las experiencias conflictivas que se buscan. Aunque en cierto modo le están diciendo la verdad, porque el día que esas almas sean incapaces de ni siquiera inmutarle ya no tendrá sentido seguir introduciéndolas en sus existencias, no se lograría con ello ningún efecto y sería perder el tiempo.
¿Y no sería eso evolución?
Evolución es crecimiento, sobrepasar y empujar más allá los propios limites, pero si sucediera eso no sería evolución porque la respuesta ya está dentro de él como estás viendo y escuchando, ya conoce esa respuesta pero al volver queda olvidada… Por tanto, lograr eso no empujaría más allá esos límites, sólo sería que por fin habría percibido la verdad, se habría dado cuenta…
¿De qué tendría que haberse dado cuenta?
Que intentar superar la experiencia, tal como le programan y hacen creer debe de hacer no le llevará a parte alguna, que lo que debe de hacer es apartarse de la experiencia, vaciarse de ella, que no debe entrar en su juego o, si prefieres decirlo de otra forma, si debe de entrar en la batalla debe de hacerlo sin emoción alguna. Una vez más el problema es que vuelve y no recuerda qué pasó antes, sino no volvería a caer en esa trampa… Esa y otras trampas sólo son efectivas porque las almas no recuerdan, ¿te imaginas cómo sería tu vida, si cada día que fuera a trabajar tuvieras que volver a aprender todo lo que anteriormente habías aprendido porque lo has olvidado? ¿A qué fin serviría eso, qué se ganaría con ello? Si lo piensas bien, desde luego no a tu propio beneficio o, incluso, el de la empresa para la que trabajas…
Mientras intentaba digerir lo que me acababa de decir, que producía un fuerte conflicto interno con mis creencias y me hacía sentirme incómodo, escuche a Saha que decía:
− Entonces, si no se pueden sacar esas dos almas, acepto todas las condiciones y posibilidades tal como que me las has mostrado.
Observé que Amfas y Arakik se sobresaltaban, Aganan tuvo una reacción diferente, pero no sé cómo calificarla, parecía más bien como si se hubiese encogido. Percibí que aquello no era lo esperado, lo que se buscaba era que Saha negociara lo que inicialmente no eran ni con mucho lo más amable, que así sintiera que participaba en las decisiones y que contaba con el apoyo y la generosidad de su maestro haciendo ciertas concesiones, fortaleciendo de esa forma los lazos con este.
− Pero acepto con una condición.
Arakik se volvió a sobresaltar, ¿más condiciones? ¿También Saha le iba a imponer condiciones?
− Después de esta existencia no quiero volver nunca más a este mundo.
Ararik se tomó su tiempo, como si meditara, pero notaba su perturbación interior, sabía que esto no estaba saliendo bien.
− Desearía hacerlo, sería lo que más desearía, pero no puedo prometerte eso porque todos estamos sujetos a la Ley de la Evolución, para liberarnos debemos llegar al conocimiento último, pero ya que has aceptado esos desafíos, tan difíciles, quiero que sepas que llegado el momento en que hayas realizado tu tarea y para compensar tus esfuerzos, recibirás un regalo que te hará saber que has cumplido con el pacto establecido.
− ¿Qué regalo será ese?
− Lo sabrás cuando llegue el momento, no te preocupes, será algo muy deseado por ti y te compensará por todo lo que hayas pasado anteriormente.
Saha miró a esos tres seres de luz que hace un momento transmitían tanta paz y felicidad pero que ahora emitían otra emoción, como si su aceptación les hubiese sorprendido, ¿qué pensarían? ¿Estarían asombrados de su decisión? No, percibió algo que supe que él no debía percibir, esos seres tan imponentes sentían preocupación, ¿por qué?
¿Tal vez porque no esperaban que tuviera el valor de aceptar esa existencia así sin más o… ? No podía comprender los motivos ocultos de cada una de esas tres entidades energéticas, pero comprendía que confluían en un solo punto, preocupación. Sólo se le ocurrió que debía de ser por el amor que hacia un momento sentía le transmitían, que estaban preocupados por él por aceptar esos desafíos porque iba a ser difícil y duro. Sentí que eso no le tranquilizaba, sino más bien todo lo contrario.
− No estoy conforme pero… Que así sea −dijo después de otro largo silencio mirando la pantalla ahora vacía.
Y así, sin saber realmente que hacía, una vez más había sellado el pacto de otro plan del alma que habían creado para él.
− Que así sea… Por ahora hemos terminado, tendremos que revisar algunos detalles para que estés preparado, que sepas reconocer a las almas que tienes que encontrarte, pero si quieres puedes dejarnos ahora.
Percibí que Saha también sabía que ahí tampoco le ofrecían la posibilidad de elegir, sólo era una forma cortés de invitarle a irse, así que salió de la sala lentamente y sentí como si fuera arrastrando la pena detrás de él.
Aganan estaba como fuera de todo esto, parecía un extraño, pero entre Amfas y Arakik la tensión estalló, me di cuenta que ya no tenían motivo para seguir manteniendo energías de felicidad y de paz.
− ¿Regalo? ¡¿A qué ha venido eso?!
− A nada, sólo creí que podía ser la forma de…
− De corregir el error que has cometido con tu empeño en que vuelva ahora, comprendo que eso ayudará a que acepte tener que regresar, que no le tengas que introducir como a otras almas a la fuerza en el receptáculo elegido, pero si algún día llega a recordar tu promesa, ¿qué harás entonces…?
− No tiene por qué recordar en vida lo que aquí se dijo.
− ¿Pero y si llega a recordarlo? ¿Te das cuenta de la situación en que te has puesto y nos has puesto? ¿Te das cuenta que jamás debemos mentirles de forma directa, que sólo debemos dejar que se engañen a sí mismos?
− Es improbable que llegue a recordar en vida nada de lo que aquí se ha establecido, cuando lo hacen sólo suelen recordar lo que les interesa, no lo que les supone cuestionar sus creencias y tener que pensar demasiado, pero de suceder siempre podemos mover algunas circunstancias.
− ¿Mover algunas circunstancias? Le has dado una vida con todo lo bueno que se puede desear, con ilusiones, sueños y capacidad para realizarlos, incluso magníficas experiencias, hasta ahí creí que ibas bien, pero luego introduces casi al mismo tiempo dos almas que harán todo lo posible para arruinar esos sueños, y que lo harán porque ya lo han hecho antes, cosa que sabe muy bien. Destrozarás sus sueños, sus ilusiones, su vida… Te dije que le dejarás en paz y que le facilitaras ser feliz, así hubiese vuelto a ti con la satisfacción y el agradecimiento de una vida placentera y deseando volver a por más… Ya puede ser un buen regalo, porque ese alma no ha sido plenamente capaz de percibir las consecuencias de lo que le has preparado pero yo sí.
− Por eso he introducido esa promesa, siempre podemos hacer que al final esos sueños e ilusiones se hagan realidad, eso fortalecería nuestros lazos y su confianza.
− A eso me refiero, pero si llegas un poco tarde no vas a poder evitar que despierte y ya nunca más crea en ti. Si lo llevas demasiado lejos puede hacerlo incluso con todo lo bueno que a partir de ese momento puedas proporcionarle.
− Que despierte no significa que pueda liberarse, todavía tiene que encontrar la forma de hacerlo, y si al final puede tener esa felicidad que le llene lo más seguro es que se olvide de buscarla y, además y como bien dices, quiera volver a por más.
− Pero despertar es el primer paso, ¿lo recuerdas? Algo que nunca debe de arriesgarse, si sucede no hay vuelta atrás, no hay que arriesgarse a que las almas desafíen sus condicionamientos con preguntas que no deben hacer, un solo condicionamiento clave que caiga y se pueden desmoronar todos los demás… No entiendo lo que has hecho, ¿qué ha pasado y me has ocultado para que nos expongas así…? Saha nos ha desafiado, cosa que las almas no hacen, porque lo que en realidad nos ha dicho es que ya he pasado por planes parecidos antes y no me ha servido de nada, no he ganado nada con ello y eso nos dice que hay algo que no sabemos de Saha o que ya no le controlamos… Aunque… Tal vez, es algo que yo no sé, que no me has dicho, y lo único que sucede es que en realidad ha empezado a despertar y ya has perdido su guía sobre él, que ya no tienes poder sobre él.

http://senderodeloslibrosnuevaera.blogspot.com.es/

No hay comentarios:

Publicar un comentario